30 de Marzo de 2020

A nadie queda duda de la preocupación que existe por los millones de mexicanos que, desde hace décadas, no perciben un salario, no solamente la gente que vive al día: trabajadoras domésticas, jornaleros, músicos, meseros, choferes, profesionistas independientes, entre otros. Los que reciben salarios públicos o privados son el menor porcentaje nacional. Aquéllos, los no asalariados, refieren que si no salen a trabajar no tienen recursos para vivir, aun con el riesgo de contagio. Sin embargo, lo tendrán que hacer.

Los elementos de valoración integran muchas variantes a nivel mundial; son diversas realidades a la nuestra. La composición social, económica y geográfica de México tiene dentro del propio territorio nacional escenarios diferentes, que hace que las decisiones de gobierno sean definitorias para el futuro a corto, mediano y largo plazos de la población. Por ello deben ir acompañadas por el sector privado y social.

Cerrar filas con el gobierno y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es el llamado a la sociedad entera, hay un enemigo común, donde su contagio no sólo afecta la salud pública, sino la salud económica, política y social; en todas, la participación integral es vital.

En la época contemporánea, el planeta entero nunca había enfrentado una crisis de esta magnitud; aunque afectará de diversas formas por la disciplina de la población, según el país; por ejemplo, Taiwan, país vecino de China con 23,6 millones de habitantes, sólo hasta hace una semana había reportado 67 casos y una muerte en más de dos meses de combate contra el coronavirus.

Ese país de alta tecnología tiene una base de datos de las personas que viajaron a China, su estado de salud fue verificado milimétricamente a través de su celular, se pudo saber su ubicación de manera inmediata. Un código tridimensional fue usado para saber el tipo de pacientes y sus tratamientos.

Hubo un alto inventario de insumos para la emergencia, mascarillas y equipo médico.

Se informó diariamente sobre la situación sanitaria y se alertó a la población acerca de las medidas que se deberían tomar en cada fase de la contingencia.

La historia de la cultura oriental para afrontar las crisis por eventos naturales y de salud (que son muy diferentes) han dado los elementos clave para resolver de manera pronta esta grave circunstancia; cosa que no ha ocurrido en otras latitudes, como Italia y España.

Por ello, es imprescindible tomar las experiencias internacionales exitosas para que, con la realidad multifactorial de México, se adapte y sea la población la que siga con absoluta disciplina y alta responsabilidad las instrucciones de las autoridades.

 

Ha sido oportuna la información otorgada por el doctor Hugo López-Gatell y la Secretaría de Salud; nos toca a los ciudadanos hacer nuestra parte y fomentar espacios colaborativos y de encuentro emocionalmente sano, de paz, de fraternidad; despoliticemos y hagamos comunidad. ¡Quédate en casa ya!

Publicado originalmente en : https://www.excelsior.com.mx/opinion/ricardo-peralta-saucedo/quedate-en-casa-ya/1372905

Leave a Comment